Två små barn som sitter och håller handen

Esto es MyRight

MyRight es la organización paraguas del movimiento sueco de los derechos de las personas con discapacidad para el trabajo internacional de desarrollo. MyRight es una organización política y religiosamente independiente que trabaja para garantizar que las personas con discapacidad sean más capaces de acceder a sus derechos.

El trabajo de desarrollo es impulsado como una asociación entre las organizaciones de personas con discapacidad de Suecia y sus pares en los países socios de MyRight: Bolivia, Nicaragua, Ruanda, Tanzania, Bosnia-Herzegovina, Nepal y Sri Lanka.

MyRight apoya proyectos y programas que ayudan a fortalecer a las organizaciones de discapacidad de los países socios y a hacerlas más democráticas y capaces de participar en el desarrollo social. El establecimiento de organizaciones fuertes proporciona a las personas con discapacidad de mayores oportunidades para ser sus propios agentes de cambio y de representar a sus miembros.

Todas las actividades de MyRight parten de adoptar una perspectiva de derechos, que se basa  en la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, aprobada en 2006. De acuerdo a la Convención, no es la persona quien debe adaptarse a la sociedad existente, sino que es la sociedad la que tiene que cambiar para ser más inclusiva.

El desarrollo sostenible requiere  de la inclusión de todos

Las actividades de MyRight se organizan en un programa global basado en el desarrollo organizacional. Una parte clave de las actividades se centran en aumentar el conocimiento de las organizaciones en relación con la Convención de la ONU, para que puedan utilizarla en su trabajo conjunto de incidencia y cambio, y se centra en áreas como revisión de la legislación, proporcionando información sobre las consultas y ofreciendo propuestas concretas sobre cómo se puede formular la política en concordancia con la Convención.

Las actividades de MyRight dan testimonio, no sólo de las consecuencias negativas que se derivan de la discriminación y las actitudes despectivas, sino también del poder y el potencial que tienen las personas con discapacidad, cuando se les da la oportunidad de desarrollarse y participar. Nuestra experiencia demuestra que una sociedad más inclusiva es una forma efectiva de reducir la pobreza.