fbpx

Donatilla, la niña ciega a la fuga que se ha convertido en un modelo a seguir

Donatilla Kanimba comenzó su vida con la mayoría de las probabilidades en su contra. Se había visto obligada a huir de su país de origen, Ruanda, con sus padres a una edad temprana, era ciega y también una niña en una sociedad donde los niños siempre tienen un rango superior. Hoy tiene 60 años y no solo ha logrado concretar la mayoría de las cosas que decidió a nivel privado. También ha creado una organización que ha cambiado la vida de muchos ruandeses ciegos y con discapacidad visual.

donatilla i profil. hon har rosa tröja på sig man ser på hennes öga att hon har en synskada.
Donatilla Kanimba

La capital de Ruanda, Kigali, es increíblemente hermosa, con perfectas carreteras asfaltadas que serpentean por las numerosas colinas verdes alrededor de las cuales se asienta la ciudad. El clima es templado, la mayoría de las cosas están bien ordenadas y limpias, y el tráfico es relativamente tranquilo. El desarrollo ha progresado rápidamente en el país y, en muchos sentidos, el futuro parece brillante para la población, a pesar de la terrible historia reciente que ha atravesado Ruanda. Al mismo tiempo, la pobreza aún vive entre grandes sectores de la población, aunque es menos evidente en la capital, donde ahora no faltan buenos restaurantes o bares de moda con piscinas asociadas en los mejores hoteles.

Sin embargo, para quienes viven con discapacidades, especialmente las mujeres, queda mucho por hacer. No era tan ordenado en Kigali cuando Donatilla regresó a su país natal en 1996, apenas dos años después del genocidio. En ese entonces, era casi imposible conseguir un sándwich en uno de los pocos cafés de la ciudad, dice ella.

La falta de vida nocturna y restaurantes fue casi un choque cultural para Donatilla, quien creció y fue moldeada por la metrópolis mucho más moderna de Nairobi en Kenia. Lo que la atrajo de regreso fue la oportunidad de participar en la construcción de la organización que ayudó a fundar desde su antiguo hogar en Kenia, la Unión de Ciegos de Ruanda, RUB. La organización se formó para luchar por todos los ruandeses ciegos y deficientes visuales que en ese momento casi nunca aparecían en público, excepto en el papel de mendigos.

-Cuando comenzamos RUB, era algo completamente nuevo en Ruanda, una organización para personas discapacitadas dirigida por personas que también tenían una discapacidad, dice Donatilla.

Desde entonces, ella y RUB han tenido un papel muy importante en el trabajo para mejorar la vida de las personas ciegas y deficientes visuales, realizando trabajos de opinión y ofreciendo educación a las personas. Y haciendo que la gente se aventure fuera de los confines de sus hogares. Pero en los primeros días también se trataba de esfuerzos puramente humanitarios para RUB.

-Después del genocidio, hubo muchos ciegos que quedaron confundidos y obligados a sobrevivir solos porque sus familiares habían sido ahuyentados o asesinados. Fue terrible. Algunos de ellos solo habían logrado sobrevivir gracias a la bondad de los vecinos, dice Donatilla.

Sede de RBU, ubicada en un hermoso edificio antiguo al borde de un exuberante valle en el centro
Kigali. Donatilla irradia un peso evidente, habla un inglés perfecto y hace contra-preguntas agudas antes de la entrevista para dejar completamente claras las condiciones de su participación.

Las dificultades no impidieron que Donatilla tuviera éxito en la escuela

Ella ha estado ciega desde que tuvo una enfermedad en los ojos a la edad de cinco años, probablemente una enfermedad que por lo general casi solo afecta a los niños, dice. Aunque nunca recibió una respuesta clara. El año anterior, en 1961, su familia se había visto obligada a huir al país vecino de Burundi para escapar de la violencia étnica que entonces había estallado en Ruanda. Fue el mismo tipo de violencia étnica, aunque mucho peor en su alcance, que 33 años más tarde volvería los ojos del mundo hacia el pequeño país del este de África. 

En relación con la ceguera de Donatilla, sus padres recibieron un aviso sobre un internado cerca de Nairobi que se especializaba en educar a niños ciegos y con discapacidad visual. Esto llevó a Donatilla a tener que cambiar una vez más su país de origen, cuando ella, siendo una niña soltera de seis años, se mudó al internado de Kenia.

- Tuve una suerte increíble de tener la oportunidad de ir a esa escuela. En ese momento, solo había tres escuelas similares en Kenia y la que ingresé era la mejor y más antigua del país. Gracias a eso, obtuve una educación.

Solo podía viajar a casa y ver a sus padres en Burundi una vez al año, pero se graduó con las mejores calificaciones y luego recibió una beca para estudiar en la Universidad de Nairobi. Sin embargo, no fue un viaje fácil. Donatilla era la única estudiante ciega de su cohorte y la universidad no ofrecía ningún tipo de ayuda.

-Con el tiempo, gracias a una organización católica, obtuve ayuda para que me leyeran la literatura del curso en voz alta, pero al principio tuve que depender de la ayuda de lectura de otros estudiantes. En relación con los exámenes, me tocó a mí buscar a los profesores para recordarles que yo también estaba allí y que necesitaba hacer los exámenes. No había rutinas sobre cómo se debía hacer, así que tuve que ponerme de acuerdo con los profesores por mi cuenta. A veces tenía acceso a mi propia máquina de escribir, en otros casos tenía que hacer las pruebas oralmente.

A pesar de las dificultades, Donatilla casi siempre lograba obtener los mejores resultados en los exámenes.

-Tenía una voluntad fuerte y estaba decidido a obtener una educación universitaria y luego un trabajo. Después de todo, tenía las mejores notas de antes, así que ¿por qué no debería estudiar en la universidad?

Y así fue. Después de un par de otros trabajos diferentes, su compromiso con los derechos de las personas discapacitadas despegó cuando comenzó a trabajar para la Unión de Ciegos de Kenia. Cuando la situación política en su tierra natal finalmente se calmó, se dio cuenta de que había mucho que hacer en la nación devastada por la guerra. Junto con otro ruandés en el exilio, fundó RUB, y en 1996 llegó el momento de que Donatilla viajara de regreso al país que dejó cuando tenía cuatro años.

- Entonces mi propia familia también se había mudado de regreso. Además, RUB necesitaba a alguien que pudiera hacer despegar el negocio y tenía que ser yo, dice. 

“Una mujer que pierde la vista pierde prácticamente todos los derechos”

En hand läser braille

Hoy, RUB tiene 75 sucursales locales en todo el país y también opera un centro de capacitación, el Centro de Recursos Masaka en Kigali. Se encuentra a poca distancia de la ciudad, en unas pocas hileras de casas de ladrillo de un piso. El entorno es rural y el centro está rodeado de plantaciones propias. Desde su creación hace 17 años, cerca de 750 personas ciegas y con discapacidad visual han realizado aquí un curso de rehabilitación de seis meses de duración, que en muchos casos les ha cambiado la vida. 

En el centro aprenden braille y trabajos agrícolas, entre otras cosas, pero sobre todo, a atreverse a hacer cosas por sí mismos y darse cuenta de lo mucho que son capaces de hacer, a pesar de su discapacidad. Incluso sus familiares más cercanos son ayudados a comprender sus competencias reales. Trabajar en el fortalecimiento de la autoconfianza es especialmente importante para las muchas niñas y mujeres que acuden al centro, subraya Donatilla.

 - Las mujeres suelen tener aún peor confianza en sí mismas que los hombres. Tiene que ver con cómo se ve en nuestra cultura, donde los hombres tradicionalmente tienen la sartén por el mango y son considerados la cabeza de familia. Los niños son considerados más valiosos que las niñas, y los hombres son más valorados que las mujeres. Una mujer que pierde la vista pierde efectivamente todos los derechos. 

Un poco más de la mitad de los que reciben educación en el centro son niñas y mujeres. Casi todos los que vienen aquí son inicialmente muy cautelosos y esperan y ven. Muchos han vivido una vida en la que sus habilidades nunca tuvieron la oportunidad de florecer, sino que recibieron ayuda de la mayoría de sus familiares. Incluso en lo que se refiere a muchas de las tareas cotidianas, que después de unos pocos meses en el centro, demuestran ser capaces de hacerlas perfectamente por sí mismas. Aquí, quizás por primera vez, pueden salir y caminar solos. La gran mayoría de las personas ciegas y con discapacidad visual inicialmente necesitan desarrollar confianza en sus propias habilidades. 

-Con las mujeres significa que hay que empezar de cero, dice Donatilla.  Pero incluso a nivel local, RUB trabaja para empoderar a las mujeres. Esto se lleva a cabo a través de los comités especiales de mujeres de las asociaciones locales. Allí, las mujeres tienen la oportunidad de discutir sus problemas. Y si se descubren problemas que no pueden resolver por sí mismos, pueden comunicarse con nosotros en la oficina central e intentaremos ayudarlos. 

Un ejemplo típico es cuando el esposo de una mujer ciega o con discapacidad visual anuncia que quiere tener otra esposa. Esto generalmente da como resultado que la primera esposa sea maltratada con el tiempo y tal vez incluso expulsada. 

-Cuando nos enteramos de tales cosas, tenemos que actuar contactando a las autoridades locales y exigiendo que la primera esposa se divorcie, donde obtiene su parte de las propiedades conjuntas, dice Donatilla. 

Otro problema recurrente para las mujeres es que los familiares no consideran que un familiar ciego tiene el mismo derecho a la propiedad que los demás.

 -Es un problema de las mujeres con discapacidad visual se reúnen con más frecuencia que los hombres, dice Donatilla. 

Tras la muerte de su hermana, Donatilla optó por cuidar a sus cuatro sobrinas y sobrinos

Aunque por su parte tuvo algunos problemas para adaptarse a Kigali después de vivir casi todo
Después de su vida en el exilio, ahora prospera en la ciudad y ha creado sus propias raíces aquí después de criar a cuatro sobrinas y sobrinos sola. Poco después de que Donatilla regresara a Ruanda, su hermana enfermó y murió de cáncer, dejando cuatro hijos de entre cinco y quince años. Al principio la abuela se ocupaba de los niños, pero pronto Donatilla se dio cuenta de que
era una tarea demasiado exigente para su madre, que entonces tenía poco más de 70 años. 

- Entonces decidí mudarme con ellos y se convirtió en mi tarea
cuida a los niños. Criar a cuatro hijos no fue una tarea fácil ya que no estaba preparado para ello. Pero también se sentía bien ser parte de una familia y sentirse valorado. 

Donatilla dice que se le dio la responsabilidad de los niños al mismo tiempo que estaba completamente preparada para
dedicarse plenamente a su trabajo. Ahora, de repente, tenía que tratar de combinar ambos roles y al mismo tiempo apoyar a seis personas en lugar de solo a ella.

-Cuando resulta así, hay que aprovecharlo al máximo. Por mi parte, no había ninguno
quién me mantendría si no lo hiciera yo misma, ya que no tenía marido, y
tampoco había nadie más en mi familia que pudiera mantenerme, dice Donatilla. 

Hoy, solo el hijo menor permanece en su casa.

 -Los demás son adultos hoy y se han mudado de casa. Dos de ellos han tenido sus propios hijos, así que ahora tengo
incluso dos sobrinas y sobrinos, dice Donatilla, con una gran y orgullosa sonrisa.

Ver a Donatilla en la película de MyRight "Para enfrentar la vida"

Últimas noticias