fbpx

Estudiantes sordos van a la universidad por primera vez

Hace treinta años, no había un lenguaje de señas desarrollado en Nicaragua. Hubo una serie de caracteres caseros que se desarrollaron dentro de la familia y el círculo de amigos, pero la mayoría de las palabras tenían que escribirse usando el alfabeto. A los estudiantes sordos no se les permitía usar el lenguaje de señas en la escuela, pero debían aprender a leer con los labios. El cambio empezó con un grupo de amigos que tenían una visión común de cambiar la situación de los sordos en Nicaragua. Hoy, los primeros estudiantes sordos van a la universidad. 

Estoy visitando la casa de ANSNIC en pleno verano nicaragüense. A la sombra de la pequeña terraza, se colocan pupitres escolares a lo largo de las paredes. Entramos en la casa y pasamos por un par de habitaciones donde hay imágenes de diferentes signos y carteles de lenguaje de señas de varias campañas que ANSNIC ha llevado a cabo a lo largo de los años. En una de las puertas que pasamos dice "Biblioteca". Salimos a un patio medio cubierto por un techo. 

 Al sol, a lo largo del alto muro, crecen los naranjos. En el techo cuelga algo que parece pantallas de lámparas a secar y un poco más allá veo una puerta que está abierta a algo que parece ser un taller. Nos sentamos a la sombra bajo el techo y Javier López Gómez, presidente de ANSNIC, ofrece naranjas recién cortadas. 

Javier står utomhus framför en gul vägg han har kort svart hår och vit t-shirt
Javier López Gómez, presidente de ANSNIC

La colaboración con SDR fue el comienzo de algo nuevo

-En la época en que todavía éramos un grupo poco integrado que nos reuníamos en las casas de los demás, tuvimos la suerte de conocer a Anna Scott, una sueca que trabajaba en Managua, dice. Nos ayudó a ponernos en contacto con sordos en Suecia. 

Junto con Anders Andersson de SDR - Asociación Sueca de Sordos, Javier y sus amigos comenzaron a desarrollar ideas sobre cómo mejorar la situación de los sordos en Nicaragua. A través de SDR y MyRight, Javier tuvo la oportunidad de estudiar durante diez meses en Suecia. Resultó ser una experiencia importante para el desarrollo de la cultura sorda en Nicaragua. 

-En Suecia aprendí mucho. Obtuve experiencia sobre cómo se estructuraba la educación para sordos y aprendí cómo trabajaban los sordos en Suecia para desarrollar su idioma y desarrollar un léxico de lenguaje de señas, dice Javier. 

Un lenguaje propio

Cuando Javier regresó a Nicaragua, trabajó duro para transmitir lo que había aprendido en Suecia a sus amigos sordos. Juntos formaron la organización ANSNIC e iniciaron diversas actividades. 

- En Suecia había aprendido el lenguaje de señas sueco. Me hizo darme cuenta de que era importante para nuestra identidad nicaragüense que desarrolláramos nuestro propio lenguaje de señas basado en nuestra propia cultura. A medida que comenzamos a desarrollar nuestro propio léxico, también podríamos comenzar a ayudar y apoyar a los jóvenes sordos para que aprobaran la escuela, dice Javier. 

Los niños sordos iban a escuelas especiales junto con niños con diversas discapacidades. 

- Fuimos pioneros en la formación de profesores de lengua de signos, dice Javier. A través de nuestros proyectos con SDR y MyRight, hemos podido capacitar a los docentes e influir en los tomadores de decisiones para que la lengua de señas hoy sea parte de la enseñanza. 

Los estudiantes ayudaron a los profesores a cambiar su pedagogía

El lenguaje de señas se convirtió gradualmente en la lengua materna de los sordos, lo que mejoró los resultados escolares de los niños. El problema era que las escuelas especiales solo tenían enseñanza hasta el sexto año, después de lo cual los niños tenían que dejar la escuela. 

- Pero la nueva generación de niños que egresaron de la escuela tuvo que aprender más y empezó a hacer sus propias demandas, dice y se vuelve hacia Ivonne Lorena Morales Ruiz, una joven sentada a su lado. 

"ANSNIC es como mi segunda familia", dice Ivonne Morales. "Sí, no queríamos salir de la escuela tan temprano", dice Ivonne. Por eso, les pedimos a los seniors de la organización que nos ayudaran a luchar para que pudiéramos continuar en otra escuela. 

En 2004, finalmente se escucharon las demandas de los estudiantes y se decidió que la escuela de Bello Horizonte aceptaría estudiantes sordos. 

- Al principio, los profesores estaban asustados y preocupados, pero gracias a los intérpretes de lengua de signos, los alumnos pudieron completar la formación, dice Javier. 

- Los estudiantes también teníamos miedo al principio, agrega Ivonne. En la nueva escuela, las exigencias eran mucho mayores que antes y las pruebas eran muy difíciles. 

Los alumnos sordos tenían que enseñar a los profesores a qué velocidad podían hablar para que los intérpretes de lengua de signos tuvieran tiempo de interpretar. También pidieron a los maestros que escribieran más de lo que dijeron en la pizarra. Cuando los profesores cambiaron su forma de trabajar, los resultados de los alumnos sordos también mejoraron. Tanto Javier como Ivonne creen que la mayoría de los profesores se han esforzado por encontrar métodos de enseñanza que funcionen para diferentes personas. 

- También nos dimos cuenta rápidamente de que necesitábamos un vocabulario mucho más amplio para poder seguir el ritmo de la enseñanza y comprenderla, dice Ivonne. 

La mayoría de los niños sordos en Nicaragua no tienen acceso a Internet en casa, y los miembros de la familia rara vez saben el lenguaje de señas tan bien como para poder ayudar con la tarea. ANSNIC, que siempre ha trabajado mucho con el tema educativo, dispuso que los estudiantes estudiaran en la organización por las mañanas y fueran a la escuela por las tardes. En ANSNIC, los estudiantes recibieron ayuda con la tarea y juntos construyeron una biblioteca completamente nueva. También desarrollaron gradualmente el vocabulario para que correspondiera a las necesidades de los estudiantes. 

El lenguaje de señas es reconocido oficialmente

Javier cree que es importante entender que el lenguaje de señas es una parte importante de la educación de los estudiantes sordos. 

- A través de nuestro trabajo de incidencia estratégica, logramos en 2009 que la lengua de señas sea reconocida como lengua oficial en Nicaragua, dice con orgullo. 

Esto significa que el lenguaje de señas es hoy reconocido como el primer idioma de los sordos. 

- Ha hecho posible que el Ministerio de Educación cuente con nuestro trabajo como apoyo a su labor. La ley establece que el Ministerio de Educación debe coordinar el consejo nacional de lengua de señas. Como resultado, ahora podemos trabajar juntos para difundir el lenguaje de señas en Nicaragua, dice Javier. 

ANSNIC ha luchado para hacer realidad la ley y hoy existe un presupuesto anual para el cumplimiento de la ley. 

Cuando el primer grupo de estudiantes se graduó de la escuela secundaria, la lucha comenzó en la escuela de formación de maestros. 

- Queríamos tener la oportunidad de utilizar todos los nuevos métodos de enseñanza que habíamos desarrollado junto con los profesores de Bello Horizonte y así ayudar a la próxima generación de personas sordas, dice Ivonne. 

Hace dos años, 29 estudiantes pudieron comenzar a estudiar pedagogía en la universidad. Entonces el proceso comenzó de nuevo. Los profesores hablaban demasiado rápido y los alumnos sordos tenían que explicar qué métodos de enseñanza les funcionaban. 

- La metodología ahora está siendo desarrollada gradualmente por los profesores y estudiantes juntos. Cuando hemos terminado un semestre, revisamos conjuntamente las propuestas de cambios y mejoras, dice Ivonne. 

Como los alumnos se identifican mucho con el profesor, Ivonne piensa que puede ser un poco complicado cuando es un profesor oyente el que enseña a una persona sorda. Según ella, por eso también es tan importante que las personas sordas puedan formarse como docentes y así participar en el desarrollo de la educación integral. 

- Ir a la escuela y aprender cosas nuevas es necesario para que los sordos podamos participar en la sociedad y estar involucrados en la creación de cambios, dice Ivonne. Cuando estudias, hay muchas cosas emocionantes que cobran vida en ti como individuo. Esas ideas luego se pueden llevar a otras partes de la vida, como aquí a la organización. Al organizarse como lo hacemos aquí, es como si se duplicara lo aprendido, dice y sonríe. 

En el techo del patio, los integrantes han escrito sus propios nombres, se ve feliz cuando agrega que sus estudios la han hecho más independiente y le han dado una mayor calidad de vida. Ella cree que a la ANSNIC le queda mucho trabajo en cuanto a la inclusión de los sordos en el mercado laboral, pero que ante todo es importante hacer entender a los niños y jóvenes que deben estudiar para conseguir un trabajo. 

Una organización sobre sus propios pies

Después de muchos años de apoyo de SDR y MyRight, el proyecto con ANSNIC ahora se ha completado y la organización puede valerse por sí misma. ANSNIC se ha convertido en un actor reconocido que se involucra e influye en el desarrollo de la sociedad. 

- La colaboración con SDR ha significado mucho, dice Javier. Sus consejos sobre cómo desarrollar nuestra organización y nuestro propio lenguaje de señas realmente nos han ayudado a ser creativos y pensar en lo que podemos hacer aquí en Nicaragua. Ha sido una buena colaboración en la que SDR nos ha apoyado para independizarnos y ser dueños de nuestro propio proceso, concluye. 

Últimas noticias