fbpx

Hoy, Isabell cuenta

Las lágrimas comienzan a fluir en Rosa Montana cuando escucha a Isabell decir 25 años después de que comenzó a luchar por el derecho a la educación de su hija".Ya no siento que haya límites. Las cosas pueden ser más o menos difíciles, pero no imposibles”.La larga lucha de Rosa está comenzando a dar sus frutos. 

isabell está sentada frente a una máquina de escribir Braille en un salón de clases y sonriendo, tiene un uniforme escolar blanco y cabello oscuro recogido en una borla
isabel montana en la escuela

Rosa es responsable de temas educativos en la organización paraguas FECONORI. Me ha llevado a la OCN, la organización de cooperación de la Asociación Nacional de Discapacitados Visuales de Nicaragua. Cuando me asomo desde la acera a través del portón de celosía de la casa de OCN en el centro de Managua, veo un porche con mecedoras de madera. En las sillas, dos mujeres se sientan juntas y se mecen lentamente. Puedo escucharlos hablando y riendo. Entramos por el portón y saludamos a Isabell Massías González y Eliuth Martinez Fouseca. 

Isabel tiene diecisiete años y asiste a la escuela secundaria. Eliuth es uno de los once maestros especiales que, en nombre del Ministerio de Educación, apoyan a los estudiantes y capacitan a los maestros en las escuelas donde hay niños y jóvenes con discapacidad. Una iniciativa relativamente nueva que es el resultado de la colaboración de FECONORI con el Ministerio de Educación para hacer la escuela más inclusiva. 

Isabel y Eliuth se conocieron hace poco más de un año cuando Eliuth visitó por primera vez la escuela de Isabel. Fue un encuentro que cambió mucho para Isabell. 

Un camino torcido lleno de desafíos

Cuando Isabell comenzó la escuela, fue a una escuela especial durante seis años, junto con otros niños con discapacidades. Allí se sintió aceptada, pero la escuela estaba lejos de casa y solo había enseñanza hasta sexto grado. Luego tuvo que elegir entre dejar la escuela o comenzar una escuela regular. 

-Porque quería seguir en la escuela, empecé en la misma escuela que mi hermano. Estaba avergonzado de mí y los otros estudiantes se reían de mí. Mi madre fue la única que me apoyó y que creyó en mi capacidad. Con su apoyo logré continuar, dice Isabell. 

Los maestros no se tomaron el tiempo para explicar cómo haría cosas diferentes. Ella era completamente reacia a preguntarle a sus compañeros de clase que tampoco se preocupaban por ella. 

Una vez ganó un concurso. Era la mejor de la clase en memorizar y recitar un texto largo de la Biblia. El ganador continuaría compitiendo contra otros niños de otras escuelas. Pero la maestra le dio el premio a otro estudiante porque no creía que Isabell pudiera ir a otra escuela y representar a la clase. 

-Me sentí en todos los sentidos muy excluida y aislada, dice. 

Su escuela tiene dos niveles con una escalera de caracol entre los pisos. Para evitar enojarse aún más, Isabell dejó de usar su bastón blanco. Esto dificultó que la henna circulara por la escuela. Varias veces estuvo a punto de caerse por las empinadas escaleras. Pero el palo se quedó en casa y los hermanos lo usaron como juguete. 

Cuando las condiciones cambiaron, la capacidad de Isabel se hizo visible

Cuando Eliuth llegó a la escuela, inmediatamente vio que Isabell no tenía las condiciones adecuadas para poder participar en la enseñanza. En el salón de clases, los estudiantes se sentaron en mesas grandes. La única que se sentó de espaldas al profesor fue Isabell. 

-Mi opinión nunca fue importante. Los profesores no se molestaron en preguntarme ni en adaptar el material didáctico para que yo también pudiera participar, dice Isabell. 

Eliuth se aseguró de que la clase pudiera trasladarse a un salón de clases que fuera mejor para Isabel, con otros muebles que le facilitaran escuchar lo que decían los maestros. Eliuth también enseñó a los maestros varios métodos que hacen que la enseñanza sea más comprensible para Isabell. Por ejemplo, le mostró al profesor de matemáticas cómo puede dejar que Isabell use su propio cuerpo para entender el significado de una diagonal u otros términos matemáticos. 

 También ayudó a Isabell a organizar su mochila escolar para que pudiera encontrar más fácil y rápidamente lo que necesitaba para las distintas lecciones. Y le dio a Isabell un bastón blanco nuevo, para que pudiera orientarse en la escuela. 

Cuando los maestros y el director vieron los efectos de los cambios que hizo Eliuth, se volvieron positivos y eventualmente comenzaron a incluir a Isabell en la enseñanza. 

Isabell recibe ayuda para moverse entre las aulas de la escuela.

La educación inclusiva se basa en que todos alrededor tengan conocimiento y comprensión de las necesidades

Eliuth visitaba la escuela de Isabel dos veces al mes. 

- Es importante trabajar desde una perspectiva holística. Esto significa incluir tanto al profesorado, al director, a la familia, al resto de alumnos ya sus padres y trabajar con la actitud del propio alumno. Todos deben querer cambiar la situación para mejor. A menudo hay muchas formas simples que no tienen que costar mucho dinero, dice Eliuth. 

- Por eso es muy importante el apoyo de otros países. Al intercambiar experiencias con personas de Suecia, obtenemos nuevas ideas sobre cómo podemos trabajar, pero, por supuesto, debemos adaptar el cambio de trabajo a las condiciones que existen aquí, dice. 

Se nota que Isabell y Eliuth tienen una relación cercana y que Eliuth ha significado mucho para Isabell después de que su madre muriera y ella ya no tuviera el mismo apoyo en casa. Ha sido un año difícil, pero hoy parece sentirse relativamente bien y puede empezar a hacer planes para el futuro. 

- En cierto modo, se ha vuelto un poco más difícil, dice y sonríe. Tengo que trabajar mucho más duro ahora porque hay muchas más demandas sobre mí. Pero vale la pena porque también aprendo mucho más. Tengo un mejor contacto con mis compañeros y me siento feliz cuando voy a la escuela. 

No sabe exactamente para qué quiere formarse pero sabe que quiere seguir estudiando. 

- Hoy siento que hay muchas cosas diferentes que podría hacer. Ya no siento que haya límites. Las cosas pueden ser más o menos difíciles, pero no imposibles, dice y vuelve una cara sonriente hacia Eliuth. 

Miro a Rosa y veo como sus lágrimas comienzan a fluir. Su lucha de 25 años por el derecho a la educación ha valido la pena. No por la que empezó a luchar, su propia hija, sino por otras hijas e hijos en Nicaragua. Cree que está empezando a clarear. Aún queda mucho camino por recorrer, pero hoy en día hay docentes, directores, familias y niños que saben lo que significa la educación inclusiva, cómo se puede implementar y que tienen experiencia de los buenos resultados que da. 

Últimas noticias