fbpx

"Oaza es mi familia, sin ellos no tengo nada"

Irfan tiene 31 años y tiene una discapacidad intelectual. Participa activamente en la organización Oaza, que trabaja para personas con discapacidad intelectual en Bosnia-Herzegovina. Con el apoyo de Oaza, ha cambiado una vida en la calle por una vida independiente sin delincuencia y ahora hace frente a su vida cotidiana por su cuenta. Aquí finalmente ha encontrado una comunidad donde tiene un lugar obvio. 

Los zapatos de los competidores rechinan cuando la pelota de baloncesto golpea la canasta y un segundo después, el público vitorea y aplaude otro gol. Irfan gira el marcador a la derecha tras un rápido intercambio de miradas con el árbitro. Se toma muy en serio su cometido como goleador y está orgulloso de lo lejos que ha llegado.

Hace unos años, Irfan pasó de vivir en la calle a vivir en instituciones. Como joven con discapacidad intelectual en Bosnia y Herzegovina, no siempre hay muchas opciones.

Creciendo

La voz de Irfan es tranquila mientras habla sin sentimentalismos sobre crecer en Sarajevo. Su padre murió en la guerra de Bosnia que terminó en 1995 y unos años después también murió su madre. Sin padres ni hermanos, fue colocado con una familia adoptiva en su adolescencia. Fue una crianza sin amor e Irfan se sintió muy solo.

- No me recibieron por amor o cariño, sino porque consiguieron dinero para tenerme, dice Irfan.

Los padres adoptivos tenían un lavado de autos en el que trabajaba Irfan. Recuerda cómo sus dedos se congelaron por el frío cuando se vio obligado a lavar autos al aire libre en pleno invierno.

- Me sentí como su esclavo. Nos obligaron a mí ya otros jóvenes con discapacidad a trabajar en su lavadero de autos.

Irfan lo pasó mal tanto en la escuela como en casa con la familia de acogida. Es habitual que las personas con discapacidad intelectual en Bosnia vivan y vivan en las calles y acaben en manos de bandas criminales dedicadas a las drogas y al robo. Así fue con Irfan, y finalmente fue colocado en una institución juvenil.

- Fue horrible. Éramos 20 chicos durmiendo en la misma habitación. Me alegro de haber escapado, dice Irfan y mira hacia abajo.

Las personas con discapacidad intelectual se encuentran entre las más vulnerables de Bosnia y Herzegovina. Están excluidos de la esfera pública, de la educación y de la salud. Es muy común que los niños sean colocados en instituciones cerradas. Muchos jóvenes y adultos viven solos o en grupos en la calle.

- Este grupo es extremadamente invisible y los gobernantes no hacen nada por el grupo. Muchos niños, jóvenes y adultos viven aislados con sus padres o en una institución, dice Binasa Goralija, coordinadora regional de MyRight en Bosnia y Herzegovina.

Irfan da vuelta las hojas en el marcador.

El punto de inflexión

Después de un tiempo, Irfan se puso en contacto con la organización Oaza y luego todo cambió. En Oaza tuvo la oportunidad de practicar su independencia y recibió apoyo para poder valerse por sí mismo. Y no menos importante, obtuvo un contexto y una comunidad. Un lugar al que pertenecer.

Hoy, Irfan vive en su propio departamento, que obtuvo con la ayuda de Oaza. Él mismo maneja la mayoría de las cosas en su vida cotidiana. Todavía necesita ayuda con la forma en que paga el alquiler y se ocupa de los "papeles importantes". No tiene trabajo en este momento, pero tiene trabajos a través de la organización Oaza, donde ahora ayuda con muchas cosas diferentes.

La importancia del espíritu deportivo

Oaza tiene muchos negocios. Además de cursos de cocina y otros cursos para aumentar la independencia de los participantes, dirigen clubes deportivos de atletismo, baloncesto, natación, fútbol, bolos y tenis de mesa. Durante una semana cada otoño, Oaza reúne a concursantes de toda la región. Durante las competiciones, Irfan es una persona clave. Él asiste a los jueces en varias disciplinas y no menos importante es el que conoce a todos, saluda y abraza y muestra a los competidores de otras partes del país a la corte. Se nota que Irfan prospera. Todo el mundo sabe quién es y aquí cumple muchas tareas importantes.

Irfan ha competido durante varios años en natación, fútbol y, lo que más le gusta, tenis de mesa. El deporte en sí ha jugado un papel importante para él, así como para muchos de sus amigos dentro de Oaza.

Los entrenamientos y competencias son eventos sociales que dan a los participantes un contexto y una comunidad. Pero el deporte en sí también suele contribuir a aumentar la confianza en uno mismo. Notar cómo se mejoran las habilidades motoras y la coordinación fortalece a muchos participantes y las actividades a menudo tienen un efecto positivo en el estado de ánimo.

Irfan y otros felices participantes en las competencias de Oaza.

Llevarlo mas alla

Irfan abraza a su oponente en la competencia de ping pong y lo felicita por su victoria. La competencia entre los participantes no se nota, pero una amistad caracteriza las competencias. Son muchas risas y abrazos y queridos reencuentros.

A Irfan le gusta animar y apoyar a los demás y su sueño es convertirse en entrenador de ping pong.

"Quiero que todos los padres de jóvenes con discapacidad los animen a venir a diferentes actividades para que puedan hacer amigos y hacer cosas divertidas, como pintar, practicar deportes y hacer amigos", dice Irfan. Un día los padres mueren y tienen que asegurarse de que los niños tengan otros que puedan mantenerlos en ese momento.

Además de convertirse en entrenador de ping pong, Irfan quiere abrir su propio restaurante de comida rápida.

- Me gusta cocinar y planeo dar comida gratis a los ancianos. Lo están pasando muy mal, dice Irfan.

Texto e imagen: Mia Munkhammar


Oasis
Oaza significa Oasis en bosnio. La organización Oaza trabaja por los derechos de los niños y adultos con discapacidad intelectual. Llevan a cabo varias actividades que tienen como objetivo romper el aislamiento en el que muchos viven y fortalecer a los miembros en la vida independiente. Oaza también trabaja para informar a los padres, familiares, el público en general y no menos importante a los que están en el poder sobre la situación de las personas con discapacidad intelectual y exigir que se respeten sus derechos.

El apoyo de MyRight para Oaza se dirige a todos sus negocios. 

Discapacidad intelectual o trastorno del desarrollo, significa que le resulta más difícil entenderse y hacerse entender. A menudo lleva más tiempo aprender cosas y comprender contextos y es común tener problemas de motricidad y lenguaje. Puede ser difícil planificar o resolver problemas porque la capacidad de pensar de manera abstracta se ve afectada. Para poder vivir una vida independiente, se necesita apoyo en la comunicación y la interacción social. El apoyo suele ser necesario en el hogar, la escuela, el trabajo y la comunidad.

Últimas noticias