fbpx

Una educación inclusiva había dado a Ajla las condiciones adecuadas para el futuro

Cuando Ajla se graduó del tercer año en una escuela primaria general, tuvo que cambiarse a una escuela especial, aunque no quería. Ajla ahora lucha para que las personas con discapacidad reciban una educación inclusiva de alta calidad y que no limite sus perspectivas de futuro.  

Ajla tiene el cabello corto rojo, una bufanda amarilla y una chaqueta verde, está sentada afuera en un parque con niebla.
Ajla Husejinović

Ajla Husejinovićes un muchacho de 28 viviendo en Sarajevo. Ella es una encuadernadora capacitada, pero actualmente está teniendo dificultades para encontrar un trabajo. Su nivel de educación y discapacidad significaba que sus opciones de carrera eran limitadas.

-Mi lesión de CP me dificulta hacer frente a varias de las profesiones que coinciden con mi nivel de educación, lo único que ha funcionado es mi trabajo como encuadernadora, dice Ajla.

La educación de Ayla nunca se adaptó a sus necesidades.

Los primeros tres años escolares de Ayla transcurrieron en una escuela primaria que no estaba adaptada a sus necesidades. Sin rampa ni pasamanos, Ajla tuvo dificultades para moverse y sucedió que se cayó y se lastimó. Con la ayuda de la familia, pudo llegar a la escuela y su hermana gemela la ayudó lo mejor que pudo una vez que estuvieron allí.

Los maestros de la escuela primaria de Ayla carecían de las habilidades y los conocimientos necesarios para brindarle una educación inclusiva que funcionara para ella. Como Ajla tiene discapacidad visual y auditiva, a menudo le resultaba difícil entender todo lo que había en las lecciones y cuando su hermana trató de ayudarla, las separaron porque la maestra pensó que su conversación perturbaba al resto de la clase. Pero Ajla tenía otros compañeros de clase que hicieron todo lo posible para ayudarla.

Desde el cuarto año hasta el final de la escuela secundaria, a Ajla se le permitió ir a una escuela especial para niños con discapacidades, pero desearía que le hubieran permitido ir a una escuela pública y recibir la ayuda de un asistente en su lugar. Ajla sabe que la educación en una escuela pública hubiera sido más difícil, pero cree que si lo hubiera hecho bien con el apoyo adecuado.

-Creo que hubiera aprendido más si no me hubieran obligado a cambiarme a una escuela especial donde la educación era muy simple, dice ella.

Fue difícil para Ajla adaptarse al programa de educación de la escuela especial, que era muy diferente de la escuela general obligatoria. Lo positivo fue que los maestros realmente se tomaron el tiempo para ayudar a Ajla y asegurarse de que aprendiera lo que se suponía que debía hacer.

Ajla espera y cree que la situación ha mejorado desde que ella misma fue a la escuela.

-Entonces la educación inclusiva no recibía atención, hoy es más fácil lograr el cambio a través de los medios y las historias personales, dice Ajla.

Desde que Ajla dejó la escuela, ha estado involucrada en la adaptación de libros y otros materiales escolares para que los niños con discapacidad puedan recibir los materiales didácticos disponibles durante su escolarización. 

La universidad puede darle una segunda oportunidad a Ajla

Para tener éxito en encontrar una nueva carrera, Ajla quiere continuar su educación en la universidad. Le encanta la gente y le gustaría tener una obra social donde pueda conocer a mucha gente. Su plan es postularse para el programa de ciencias políticas con enfoque en el trabajo social.

Una vez que Ajla comience en la universidad, espera conseguir un asistente y que la escuela sea accesible. Ella espera que los otros estudiantes sean amables y comprendan que tiene algunas dificultades, pero que se las arregla con el apoyo adecuado. Tampoco tiene miedo de tener que llamar la atención de los profesores sobre el hecho de que necesitan adaptar la enseñanza a sus necesidades.

-No me avergüenza contar mi discapacidad y exigir el apoyo que necesito, es decir, pedir mis derechos, dice Ajla.

Ajla es optimista sobre su futuro y espera que un título universitario pueda ayudarla a tener más opciones de carrera. Después de graduarse, Ajla cree que podría conseguir un trabajo en la asociación Oaza, en la que participa.

Ajla quiere despertar el compromiso de otras personas que viven con una discapacidad

El objetivo de Ayla es despertar el compromiso de tantas personas con discapacidad como sea posible, para que más personas puedan ver las oportunidades que tienen. Ella alienta a más personas a unirse a asociaciones para crear compromiso con los demás.

-Juntos nos hacemos más fuertes y podemos lograr todos nuestros objetivos, dice Ajla.

Ajla dice que a algunas personas con discapacidad les resulta difícil involucrarse porque sufren el estigma que existe en torno a la discapacidad en la sociedad, se sienten avergonzados y tienen miedo de enfrentar una gran resistencia. Pero todavía insta a atreverse a hablar y defender sus derechos. Ajla cree que es a través del compromiso conjunto que uno puede lograr algo y crear condiciones para ejercer sus derechos.

-Di lo que piensas, involúcrate en tus intereses y lucha por tus derechos. Eliges tu propio camino y la asociación te da las condiciones adecuadas para tu viaje personal, dice Ajla alentadora.

Abre las Aulas - por el derecho de todos los niños a la educación

La educación es uno de los factores más importantes para poder salir de la pobreza. Es fundamental para las oportunidades de una persona de conseguir un trabajo, poder mantenerse y participar en el desarrollo de la sociedad.

Los niños que no van a la escuela tienen condiciones mucho peores en el mercado laboral y corren un riesgo mucho mayor de caer en la pobreza. Pocos niños con discapacidad ingresan a la escuela, según la ONU, es uno de cada tres niños con discapacidad que no va a la escuela primaria, se puede comparar con uno de cada siete niños que no tiene discapacidad. Los que luego continúan sus estudios en la escuela secundaria superior y la escuela secundaria superior son aún menos. 

Últimas noticias